Fertilización de Cítricos

El objeto de la fertilización es suplir los nutrientes que faltan en el suelo, mejorar la producción por árbol, y restituir los elementos minerales extraídos por el cultivo. Para lograrlo se debe tener en cuenta: la producción de fruta (calidad, cantidad), edad de la plantación, número de árboles y manejo general de la plantación, con el fin de determinar dosis y fuentes a aplicar. Además de la disminución de los rendimientos, las deficiencias nutricionales ocasionan defectos de calidad (externa e interna) de la fruta, con las consiguientes dificultades en la comercialización de los frutos.Para estimar la disponibilidad de nutrientes del cultivo se usan los análisis de suelo; uno, antes del establecimiento para calcular la cantidad de enmiendas y correctivos, y luego, en el transcurso del cultivo, se hace análisis de suelos cada 2-3 años, y foliares, cada año (preferiblemente después de floración). Lo anterior debe ser complementado con diagnóstico visual y los registros de producciones y fertilización de los años previos.

Dependiendo de la cantidad de nutrientes minerales requeridos para el crecimiento de las plantas, cuyos valores totales varían desde gramos a miligramos por Kg de materia seca, son clasificados como:

1. macronutrientes: nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S), y

2. Micronutrientes: hierro (Fe), cobre (Cu), manganeso (Mn), zinc (Zn), boro (B), cloro (Cl), molibdeno (Mo) y níquel (Ni).

Las variedades y patrones de cítricos tienen diferentes necesidades y capacidades para tomar los nutrientes del suelo. Los árboles sobre patrones que no están muy bien adaptados al suelo donde son plantados son frecuentemente más afectados por deficiencias nutricionales que los árboles injertados sobre patrones bien adaptados

A continuación, algunas características generales de los elementos necesarios para el crecimiento y desarrollo de las plantas cítricas y los principales síntomas ante deficiencia.

Nitrógeno: tiene una gran influencia sobre el crecimiento, floración y pro-ducción en cítricos. Tiene influencia sobre el crecimiento vegetativo y la flo-ración, es absorbido durante todo el año, aunque su demanda es mayor en la época de fructificación. Síntomas de deficiencia: hojas color amarillo pálido o verde amarillento. Disminución en producción y en el tamaño de los frutos, cáscara más delgada y reducción de la acidez y contenido del jugo.

Fósforo: Aunque la cantidad de fósforo absorbido por las plantas cítricas es pequeña, comparada con otros macro elementos, este elemento desempeña un papel importante en la fisiología de la planta. Su participación en los compuestos orgánicos permite un correcto funcionamiento de los procesos anabólicos y catabólicos; además de participar en el proceso de transformación de la energía. En los cítricos se encuentra un 57% en el tronco y ramas, un 9% en hojas y brotes, y el resto en los frutos. El problema de mayor disponibilidad de fósforo se da en suelos arcillosos. Debería estar presente en cantidades adecuadas inmediatamente antes de la floración; en las épocas de invierno su absorción se reduce. Síntomas de deficiencia: hojas en estado juvenil de menor tamaño, cuando estas crecen se presentan necrosis en los bordes y extremidades; presentan un tono opaco. La floración es reducida, los frutos se ablandan, el eje central es hueco y los segmentos del fruto se separan; los frutos presentan bajo contenido de sólidos solubles.

Potasio: no es un elemento constitutivo de algún componente esencial de la planta; se considera que su papel es más bien de carácter regulador. Mantiene la turgencia fisiológica de la planta y el efecto balanceado entre la respiración, la transpiración y el anabolismo. Es uno de los elementos extraídos en mayor proporción por cosecha. La demanda de potasio se registra: al término de la floración, a la caída de los frutos y a la maduración de los mismos. Su mayor exigencia se da en la etapa de crecimiento de los frutos. El exceso de potasio induce deficiencia de magnesio, mientras que el exceso de calcio dificulta la absorción del potasio. Síntomas de deficiencia: hojas pequeñas que se enrollan sobre sí mismas, puede presentarse defoliación y en algunas ocasiones presencia de goma. Frutos pequeños con cáscara delgada.

Calcio: es uno de los elementos con mayor presencia en las partes vegeta-tivas de las plantas cítricas. Su absorción puede ser reducida en presencia de grandes concentraciones de potasio. También es de importancia por su acción sobre el suelo. Síntomas de deficiencia: las hojas más viejas presentan clorosis a lo largo de las nervaduras mayores, hay defoliación. Los frutos son pequeños con deformación. Las ramas presentan muerte regresiva y el crecimiento de los árboles se reduce. Deficiente desarrollo del sistema radicular.

Magnesio: es componente importante de la clorofila. La absorción del magnesio es inhibida por el potasio en mayor escala que el calcio. Es de suma importancia en los procesos vitales, por lo cual se encuentra más en hojas y semillas que en tallos y raíces. Síntomas de deficiencia: amarillamiento entre las nervaduras de las hojas más viejas, la parte basal permanece de color verde hasta un estado avanzado, lo que lleva a la formación de una “V” invertida y aspecto bronceado. Los frutos presentan mayor acidez.

Azufre: se presenta como componente de algunos aminoácidos. Síntomas de deficiencia: es difícil de observar en campo. Sin embargo las hojas más jóvenes presentan clorosis uniforme.

Zinc: es un elemento esencial, su deficiencia afecta la presencia de clorofi-la. Las deficiencias de magnesio pueden inducir deficiencia de zinc, así como el cobre también reduce la absorción del zinc. Síntomas de deficiencia: clorosis acentuada del limbo en fajas entre las nervaduras, en grandes deficiencias toman aspecto de “cebras”. Las hojas son más pequeñas igual que el tamaño de las brotaciones nuevas. Los entrenudos se acortan, hay disminución en la producción y los frutos son más pequeños, con poco jugo.

Boro: es un elemento de difícil translocación dentro de la planta; de gran importancia, causa más de 20 trastornos fisiológicos cuando está en déficit. El tejido meristemático cesa en su crecimiento y en muchos casos la yema apical llega a morir en casos de carencia del elemento. Es importante en la división celular y en la polinización. Sus efectos están relacionados con el crecimiento de los brotes y el deficiente cuajado de los frutos. Síntomas de deficiencia: detiene el crecimiento, las hojas presentan ondulaciones en el limbo con nervaduras salientes. Frutos con deformaciones de tamaño menor y cáscara muy gruesa. Pueden aparecer bolsas con contenido de azúcar en el eje central de los frutos.

Manganeso: es un elemento imprescindible en la formación de clorofila (aunque no forma parte de ella), reducción de nitratos y en la respiración. Es catalizador de otros procesos metabólicos; ayuda en la actividad respiratoria de la planta. Síntomas de deficiencia: clorosis entre las nervaduras de las hojas más jóvenes aunque menos acentuadas que la del zinc. Si la deficiencia aumenta, las hojas adquieren una coloración opaca (mate) presentando una vejez temprana.

Cobre: Síntomas de deficiencia: hojas verdes oscuras de gran tamaño. Cuando la deficiencia es muy alta se presentan hojas muy pequeñas que se caen fácilmente. Lo frutos tienden a reventarse.

Hierro: es un catalizador en la planta, por lo cual es clave en diferentes reacciones como la respiración, la fotosíntesis y la reducción de nitratos y sulfatos. La deficiencia de este elemento puede ser inducida por el exceso de calcio o por la alta humedad del suelo. Síntomas de deficiencia: clorosis especialmente en las hojas jóvenes, las nervaduras conservan el color verde; debido a esto las hojas tienen un mal aspecto o red de color verde.

Molibdeno: Síntomas de deficiencia: manchas amarillas de forma circular en las nervaduras de las hojas. Normalmente las hojas presentan bajos contenidos de calcio y magnesio, pero alto contenido de potasio.

CITRICOS: CULTIVO, POSCOSECHA E INDUSTRIALIZACION. SERIE LASALLISTA INVESTIGACION Y CIENCIA

https://es.haenselblatt.com/fertilizing-citrus-trees-best-practices

124