Fisiopatias del cultivo de cítricos Parte 5

GRANULACION

Ocurre cuando se “gelifican”, engrosan, y las vesículas pierden zumo, teniendo y una apariencia seca y casi incolora, principalmente en naranjas y mandarinas, es un problema que no se puede apreciar externamente. Este desorden puede afectar desde un 15% hasta un 80% la producción dependiendo de la sensibilidad del cultivar. Las toronjas y mandarinas son menos sensibles a esta alteración, comparadas con las naranjas. Esta alteración aparece en la base del fruto o la parte peduncular, asociada a un retraso en la recolección de las naranjas “Valencia”, mandarinas e híbridos, sin embargo,  en naranjas “Navel” la granulación avanza de la base hacia el centro del fruto a medida que madura. También este desorden aumenta su problema en postcosecha mientras más tiempo pase en almacenamiento. La granulación afecta propiedades organolépticas del fruto debido a que en las vesículas afectadas descienden los niveles de azucares, ácidos orgánicos y carotenoides. Se ha correlacionado la incidencia de esta alteración con condiciones de suelos ligeros y temperaturas medias elevadas a lo largo del año. Por otro lado, se ha encontrado que el mayor porcentaje de frutos afectados son los que se encuentran en la parte norte del árbol, así como los que se encuentran en la parte superior. De tal forma frutos de gran tamaño desarrollan más intensamente la granulación. El mejor método para el manejo de esta fisiopatía es la adecuada elección del portainjerto o patrón.

Los portainjertos de citrumelo, Cintrage carrizo o mandarina Cleopatra tienen una menor incidencia de esta alteración fisiológica en relación a los portainjertos trifoliados o de citrus volkameriana.

 

FUENTE: https://www.intagri.com/articulos/frutales-tropicales/fisiopatias-en-el-cultivo-de citricos#sthash.cNyETvde.fiO8dZQM.dpbs

 

 

1465

You may also like