Fisiopatías en el cultivo de los Cítricos. Parte 1

Conocidas también como desórdenes o alteraciones fisiológicas, se tratan de modificaciones en la cascara del fruto que en un inicio pueden ser meramente estéticas; pero pueden evolucionar hasta alterar gravemente su desarrollo y la vida en anaquel, perdiendo valor comercial. No se tiene bien definido la causa pero se asocia a factores como: clima, condiciones del suelo, deficiencias nutricionales, manipulación pre y postcosecha, relaciones hídricas entre el fruto y la atmósfera y el mismo árbol.

 

RAJADO DEL FRUTO

Es un agrietamiento de la cáscara del fruto cuando aún está en el árbol, generalmente antes de la maduración aunque puede presentarse después. Este rajado inicia en el ápice del fruto y puede llegar hasta la zona ecuatorial del fruto e incluso la base. La pulpa no se afecta por el rajado, pero queda expuesta al ataque de hongos.

 

Factores que influyen en la aparición de esta alteración:

 

El déficit hídrico seguido de periodos húmedos, que ocasionan que se incremente el tamaño de los gajos de los cítricos de manera más rápida que la cáscara, la cual se adelgaza, esta no aguanta el crecimiento y se rompe.

Otro factor asociado es la deficiencia de potasio, dado que este elemento ayuda a incrementar la resistencia y el grosor de la cáscara.

Las condiciones del suelo y la incidencia de patógenos

 

Manejo

 

Las aplicaciones de fitorreguladores como el ácido giberelico y/o el 2,4-D, reducen el porcentaje de rajado de los cítricos entre un 50 y 70% dado que mejora la resistencia de la cáscara pero no altera su grosor.

 

1815

You may also like