República Dominicana: La HLB reduce la producción de cítricos un 40%

La Huanglongbing (HLB) o enfermedad de los cítricos, la misma que apareció en sembradíos ubicados en Luperón e Imbert, Puerto Plata, en el año 2008, en más de un lustro extendió su presencia a todo el país y los resultados que ha dejado no son para nada deseados.

La enfermedad de los cítricos ha dejado claro que no es cualquier cosa. Su poder de destrucción es de tal magnitud que en Cuba, sexto país mayor productor del rubro del mundo, obligó a eliminar el 80% de los cultivos hace años. En República Dominicana ha dañado fincas en el Norte, en el Sur, en el Este, en el Nordeste y en el Suroeste. Los números porcentuales sobre la producción afectada varían un poco entre el sector oficial y el privado, pero todos concluyen en que los daños han sido graves.

Se habla de que los cultivos afectados rondan el 40%, pero otras estimaciones sugieren que podría ser más. Mientras se define una cifra o la otra, lo cierto es que en el país desde 2008 ha habido una caída fuerte de la producción de limón, naranjas y toronjas, entre otros, que no solo ha afectado las inversiones, sino que ha alterado los precios para el consumo.
Por ejemplo, en mayo de 2014 una unidad de limón se cotizaba entre 15 y 20 pesos y si el comprador tenía suerte lo obtenía a razón de 12. Solo al Consorcio Citrícola del Este la HLB le ha afectado el 50% de la producción (unas 75.000 tareas) según Ricardo Barceló, y prácticamente ha obligado a ese grupo a resembrar las plantaciones afectadas por la enfermedad y a buscar otro método para resistir los embates: la producción bajo techo (invernadero o ambiente controlado), un sistema que eleva hasta cinco veces el costo de producción. Las plantas que refiere Ricardo Barceló fueron traídas al país como yemas en colaboración con el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) y se están produciendo bajo ambiente controlado para garantizar que estén libres de todo tipo de enfermedades al momento de la siembra.

En el año 2014 la Huanglongbing se había anotado en general 31.840,25 hectáreas de limón persa, naranja valencia y otros, como toronja, mandarina y limón criollo, de acuerdo con los datos del Comité Nacional de Manejo Integrado de Huanglongbing, del Viceministerio de Extensión y Capacitación Agropecuarias (Ministerio de Agricultura). Eso significa 509.000 tareas, tomando en cuenta que una hectárea equivale a 16 tareas. De las 31.840,25 hectáreas afectadas, 18.149 corresponden a especie de valencia, 11.781 a limón persa y 1.910 a otros como toronja, mandarina y limón criollo. De las 32 provincias muestreadas 28 dieron positivas a la HLB.

Cuando a una determinada plantación le cae una enfermedad, el propietario de la finca tiene varias opciones: o cambia de cultivo o trata de remediarlo o termina abandonándolo. En el caso de los cítricos en el año 2013 los productores habían abandonado 18.800 tareas. La distribución de esos predios abandonados fue la siguiente: en el Noroeste, específicamente en Dajabón, 300 tareas de limón criollo, en San Francisco de Macorís (Nordeste del país) 100 tareas y en la provincia Sánchez Ramírez 1.000 tareas. En el Sur fueron abandonadas 100 tareas de limón persa en Barahona y en Bahoruco 200 tareas. En el Suroeste se abandonaron 600 tareas en San Juan y en Azua 100. En ambos casos, de limón persa. En Peravia, específicamente, en Baní, fueron abandonadas 100 tareas, en San Cristóbal fueron abandonadas 600 tareas de naranja y en Monte Plata otras 100. Estos datos fueron ofrecidos por el Ministerio de Agricultura. El Este del país resultó bastante impactado, con 2.500 tareas de naranja abandonadas en Higüey, provincia La Altagracia; en El Seibo 500 tareas y en Hato Mayor 12,000 tareas. En los casos de La Altagracia se trató de limón y naranja, según el Ministerio de Agricultura y a técnicos de consorcios.

Está diseminada desde Asia hasta Honduras

La enfermedad Huanglongbing es provocada por la bacteria Candidatus liberibacter, originada en Asia, que ataca naranjas, toronjas y todas las especies del género Citrus. Cuando las hojas son infectadas se tornan amarillas, los frutos se deforman y se secan por dentro y aunque la planta no muera la producción es inservible. Los síntomas visibles y sus efectos pueden manifestarse en un período de tres meses hasta cinco años después de estar afectadas. Hasta ahora no se ha encontrado cura a la enfermedad que existe no solo en este país, sino en gran parte del mundo. La enfermedad de los cítricos no afecta a los humanos, según estudios científicos. ElCandidatus liberibacter está distribuido en el suroeste de Asia (allí comenzó) y en Honduras, entre otros.

Con información de El Caribe / Entorno Inteligente
Fuente: FreshPlaza

1787

You may also like